Ziortza Karranza Ramírez

Siempre me he caracterizado por ser una persona llena de inquietudes y  por sentir  un amor especial a la vida. Desde pequeña supe que mi objetivo vital era ayudar a la gente y es por ello por lo que me licencie en Psicología por la Universidad del País Vasco en el año 2005 (nº colegiado: B-03343).

Toda la formación que desde que acabé he ido haciendo va respondiendo a mis deseos de aprender y saciar mis curiosidades. Cinco  son a grandes rasgos los bloques formativos que he seguido:

Las familias me parecen apasionantes ya que en ella se gesta el ser humano. Gracias a las familias aprendemos pautas, conductas, normas… En este sentido la formación en terapia sistémica me aportó un enfoque muy enriquecedor para entender al ser humano.

Otra de mis grandes inquietudes ha sido el sexo. Recuerdo el aprendizaje que me aporto en mi adolescencia el poder escuchar a diferentes sexólogos en los medios de comunicación hablando sobre todo aquello que no se podía hablar. Tenía interés en conocer más y es por ello por lo que realicé el master en Sexología. Gracias a la Sexología he podido entender mejor las relaciones entre los sexos, las pasiones, el deseo erótico, las incógnitas del amor y el funcionamiento de las parejas.

La muerte es el gran misterio de la vida y es por ello por lo que siempre he tenido una inquietud especial por conocer todo aquello que le rodea. Freud decía “Si quieres poder aceptar la vida, debes estas dispuesto a aceptar la muerte”. Considero a la muerte una gran maestra ya que ella le da valor a la vida y nos enseña que el amor es mucho más poderoso que la muerte. Me formé  en perdidas, duelo y me especialicé en intervenciones en momentos traumáticos y emergencias .En mi trayectoria profesional he sido Coordinadora de la Comisión de  Emergencias del País Vasco.

Siempre he pensado que el dolor por muy grande que sea puede ser reparable. Pero es cierto que en ocasiones necesitamos técnicas que penetren de manera aún más profunda en el cerebro a fin de sanar el daño, así como en la medicina en ocasiones hay que utilizar bisturí para curar la zona dañada, en la terapia hay veces que necesitamos penetrar en el propio cerebro para dar un nuevo significado a las vivencias.  Con esta inquietud me forme como terapeuta EMDR. El  EMDR es una técnica sencilla que mediante el movimiento ocular nos adentramos en el interior del cerebro a fin de sanar esos daños que el recuerdo nos hacen en el presente.

Me encantan los niños/as: por su inocencia, su imaginación, la curiosidad que les caracteriza… Y a fin de poder ayudarles en momento muy duros en sus vidas me formé en  psicooncología pediátrica. El cáncer infantil es un reto tanto para las familias como para los propios niños, un  camino lleno de incertidumbres, de miedos, de angustia pero un camino en el que el amor  siempre  está presente. Me parece fundamental una ayuda psicológica para las familias en momentos tan duros, considero que la terapia durante el proceso de la enfermedad de un hijo es como arroparse  con una prenda suave y caliente en un día de frio.

Y todo este conocer lo comparto en 3 áreas principalmente:

Divulgación

La divulgación: Los medios de comunicación son una herramienta que me permiten poder difundir conocimientos sobre psicología y sexología. Desde hace ya tres años colaboro en diferentes medios tanto radio como televisión acercando los beneficios del conocimiento a diferentes públicos. Y para poder estar más cerca de la gente ofrezco ponencias en diferentes espacios y a distintos colectivos.

Formación

La formación es mi segundo fuerte. Nelson Mandela decía que la educación es la mejor arma que podemos usar para cambiar el mundo, y teniendo en cuenta además que quien enseña aprende dos veces,  es un placer para mí poder compartir conocimientos en las diferentes formaciones que ofrezco.

Terapia

Por último pero no por ello menos importante tenemos la terapia. La terapia ofrece un refugio donde la persona se permite explorar y reflexionar sobre aquello que en un momento determinado de su vida le es complicado. Comenzar un proceso terapéutico nos permite un renacer, donde aprender a enfrentar las dificultades que la vida nos da de una manera más positiva y satisfactoria.

Walt Disney decía “Si puedes soñarlo puedes hacerlo” y así fue como nació el Centro de Psicología Integral Gurenduz del cual soy fundadora y directora.

Facebook

Get the Facebook Likebox Slider Pro for WordPress